La luna sigue siendo un gran negocio 50 años después

By -
Comparte esta nota

ESTADOS UNIDOS.- Medio siglo después de la primera visita de los humanos, los negocios aún intentan sacarle provecho a la luna.

Cientos de millones de personas quedaron cautivadas cuando el Apolo 11 llegó a la luna el 20 de julio de 1969. Naturalmente, las agencias de publicidad aprovecharon la oportunidad para vender productos que iban desde autos y televisiones, a cereales y lo que solía ser una bebida en polvo de color oscuro llamada Tang.

En 2019 lo siguen haciendo, conforme se aproxima en el 50mo aniversario del gran salto para la humanidad.

Por un precio cósmico de 34.600 dólares, está la edición limitada del Omega Speedmaster, un tributo al reloj que Buzz Aldrin utilizó en la luna. Aunque también está, por un costo mucho más módico, la Reserva Discovery de Budweiser, que revive una receta utilizada en 1960 y que en su empaque cuenta con 11 estrellas simbólicas.

Se puede jugar con el módulo lunar Apolo 11 de la NASA creado por Lego. Y Nabisco lanzará galletas Moon Oreo con malvavisco morado. ¿Y quién no necesita camisetas con la leyenda “un pequeño paso”, o unos calcetines Saturn V?

Pero, en serio, algunas marcas se enorgullecen particularmente de haber sido parte del primer alunizaje.

Los relojes Omega Speedmaster han sido un ícono del viaje espacial desde que la NASA los eligió para sus misiones tripuladas en 1965 después de que otros relojes no pasaran las pruebas. En 1970, la tripulación de la misión Apolo 13 utilizó un Speedmaster para contar un encendido de motores de 14 segundos para alinear su reingreso a la Tierra.

Loading…

Comparte esta nota
Redacción Telered

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta nota
Comparte esta nota