EL RETIRO DE UN BOXEADOR

By -
Comparte esta nota

Jab en Corto
Por Raúl Hernández

EL RETIRO DE UN BOXEADOR

“Colgar los guantes” o retirarse del boxeo es algo muy difícil para cualquier boxeador hay casos donde los peleadores no aceptan que los años les han caído encima, y aun sabiendo que la edad ya no les permite dar más, absurdamente en sus mentes siguen haciendo planes para pelear “en el futuro”.

Esto sucede comúnmente con pugilistas profesionales los cuales sus carreras han sido un fracaso sin conquistar pues títulos importantes. Y Si bien en el pasado obtuvieron algunas victorias esporádicas, pero ya luego en el presente solo consiguieron derrotas constantes, pasando de desilusión en desilusión.

Asimismo, hasta con campeones mundiales se pueden escribir este tipo de historias del retiro sin final feliz, en el cual colgar los guantes es sinónimo de vacío y frustración, Chávez, Tyson y Hopkins perdieron en su última pelea, también Cotto y de la Hoya y muchos que se marcharon con la derrota.

Este tema del retiro, eso de ya no poder subirse al ring a intercambiar golpes a los boxeadores les baja el auto estima hasta los suelos. La terquedad ciega a los peleadores y se niegan a despedirse, aparte sienten la necesidad de pelear para ganar dinero y llevar sustento a sus familias o para ellos mismos.

Sin embargo, si se van a tiempo y aun con la bendición de estar en plenitud de facultades pueden así dedicarse a otro oficio de menor castigo. Hay otros que no corren con la misma suerte y quedan “tocados” o incluso muertos.

Deben entender los boxeadores o alguien les haga pensar algún buen consejero decirles que todo tiene un ciclo y todo tiene un final, e irse en el mejor momento es lo más factible antes de afectar su salud. Los impactos en la cara o la cabeza pueden causar en largo o corto tiempo secuelas irreversibles.

Retirarse con dignidad u orgullo no quiere decir que hayan bajado la guardia y ver los verdaderos planes a futuro. Y además les abre camino a nuevos peleadores que van entrando.

Es cruel hablarlo así, redactarlo así, pero así es el boxeo un deporte lleno de alegrías, pero también lleno de tragedias y de tristezas.

Un caso se me viene a la mente el de Rocío “Terciopelo” Alatorre, seguramente los férreos seguidores del box local la recordarán, de esta jovencita neolaredense que consiguió muchos logros en el box amateur y luego se metió de boxeadora profesional en peso Súper Mosca.

Bien en su primer duelo profesional la fui a ver en la Cueva Leonistica rondaba el año 2010 cuando las carteleras de boxeo en la ciudad se hacían más seguido, yo la veía a la chamaca muy tierna para su debut acaso tendría unos diecisiete o dieciocho años cuando mucho.

Luego volteé a mirar a su rival y quedé aterrado con la precencia de la oponente regiomontana Magdalena “La Rojita” Leija se veía ya muy ruda y experimentada y pensé “le van a dar una ch#$%” a la “Terciopelo” y así fue a la de Nuevo Laredo le dieron tremenda tranquiza.

Y esa fue una especie de debut y despedida para Rocío “Terciopelo” Alatorre, quién jamás se volvió a parar en un cuadrilátero, teniendo la culpa sus entrenadores ya que bueno este es otro tema de los entrenadores que no tienen el temple de proteger a sus peleadores y los enfrentan contra adversarios de mucho mayor récord y aceptan la pelea por ganarse unos dineros sin importarle la salud del boxeador…Deseándoles a todos que pasen una Feliz Navidad y prospero año nuevo… Y Puro Box!!!

Loading…

Comparte esta nota
Redacción Telered

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta nota
Comparte esta nota