Correr te puede hacer lucir más viejo

By -

MÉXICO. Uno de los ejercicios que más tienen beneficios para la salud es correr. Te ayuda a desestresarte, a dormir mejor, mantiene saludable tu cerebro y hace a tu cuerpo físicamente más fuerte.

Pero una gran cantidad de informes, artículos y estudios han cuestionado si las formas extenuantes de ejercicio, como correr, pueden hacerte ver más viejo.

Se le conoce como “runner’s face” (“cara de corredor”) a la teoría de que el repetido rebote o estiramiento de la cara que se produce durante la carrera puede llevar a una apariencia facial delgada, explicó Melissa Kanchanapoomi Levin, dermatóloga certificada y fundadora de Entière Dermatology en la ciudad de Nueva York.

La idea de que correr puede hacer que la cara de una persona parezca más vieja es un poco confusa, especialmente porque algunos expertos han dicho que en realidad puede ayudar a mejorar la piel. Hablamos con dermatólogos para llegar al fondo del tema, de una vez por todas.

¿De dónde surgió la teoría “runner’s face”?

La teoría parece ser el resultado de una investigación bastante anticuada, según la doctora Rachel Nazarian del Grupo de Dermatología Schweiger en Nueva York. Rachael comentó que estudios anteriores publicados en revistas médicas afirmaban que el ejercicio extremadamente intenso puede causar efectos perjudiciales en la piel debido al aumento de la producción de radicales libres o al estrés oxidativo.

Nazarian señaló que el cuerpo produce radicales libres cuando está bajo presión o tensión. Para combatir los efectos de esos radicales libres, tu cuerpo emplea antioxidantes, ya sea aquellos producidos dentro del cuerpo o consumidos como parte de la dieta. El estrés oxidativo se define como “una perturbación en el equilibrio entre la producción (radicales libres) y las defensas antioxidantes”, según una investigación publicada en la revista Metabolism: Clinical and Experimental.

“Cuando te causas cualquier tipo de daño por radicales libres o estrés oxidativo en la piel, se generan signos que (atribuimos) a los signos del envejecimiento, como la descomposición del colágeno y la elastina, que pueden provocar la flacidez”, dijo Nazarian. “Esa es una especie de teoría respaldada científicamente sobre cómo podría potencialmente conducir a ella (“cara del corredor”)”.

Una gran cantidad de personas, agregó Nazarian, podrán combatir el daño potencial del exceso de radicales libres con una dieta balanceada rica en antioxidantes, que incluya una gran cantidad de verduras de hoja verde y frutas. Añadió que los antioxidantes tópicos, como los sueros con vitamina C, también son beneficiosos para la piel en combinación con una buena dieta.

La contaminación en el aire y el sol también son factores a considerar

Si bien el estrés oxidativo puede resultar de los entrenamientos de alta intensidad, también puede provenir de la contaminación del aire, explicó Nazarian. En ese sentido, los corredores que corren al aire libre pueden enfrentar una especie de doble golpe de estrés oxidativo.

De hecho, Kanchanapoomi Levin comentó que los dermatólogos asocian los signos de envejecimiento en la piel de los corredores frecuentes con “otras causas más probables, en lugar del rebote de sus tenis de deporte que golpean el pavimento o la cinta de correr”. Las causas incluyen daño por el sol o pérdida de volumen en la cara debido a la pérdida de peso.

“La sobreexposición a la radiación dañina del sol puede provocar una pigmentación desigual, engrosamiento de la piel, arrugas, pérdida de volumen, cáncer previo a la piel y cáncer de piel, por lo que es importante proteger tu piel con buena protección solar y hacer ejercicio con moderación”.

Si pasas mucho tiempo corriendo al aire libre, asegúrate siempre, siempre, de ponerte protector solar y ropa que te proteja de los rayos del sol.

Los movimientos en la cara al correr no es algo para estresarse

En términos sencillos, dijo Kanchanapoomi Levin, “no hay tal cosa como la ‘cara del corredor’”.

Nazarian estuvo de acuerdo. “Este movimiento hacia arriba y hacia abajo de correr no te hará envejecer más rápido”, comentó, y señaló que no “atribuiría la idea de la ‘cara de corredor’ al movimiento en la piel”.

“Lo que estamos viendo es a un nivel microscópico mucho más pequeño y lo que está sucediendo con las células”, agregó.

Ambas dermatólogas notaron que el ejercicio es una parte importante para tener un estilo de vida saludable y que, de hecho, tiene efectos positivos para la piel.

or un lado, el ejercicio, particularmente el cardio, aumenta la circulación y “entrega una mayor cantidad de oxígeno y nutrientes a la piel, lo que ayuda a reparar la piel y aumentar la producción de colágeno”, dijo Kanchanapoomi Levin. Este flujo sanguíneo mejorado puede ayudar con la regeneración celular y la eliminación de toxinas.

El sudor que libera tu cuerpo durante un buen entrenamiento también puede ser bueno para la piel, dijo Kanchanapoomi Levin. La transpiración “es parte del método natural de nuestro cuerpo para eliminar los desechos” y sus subproductos, como la urea y el amoníaco, agregó.

“La sudoración también activa la producción de sebo, un aceite natural a base de lípidos que se secreta de las glándulas sebáceas. La urea y el sebo pueden suavizar e hidratar la piel y, de hecho, la urea es un ingrediente que se agrega a muchas cremas hidratantes para el cuidado de la piel y productos para mejorar la hidratación de la piel”.

También hay estudios que demuestran que el sudor puede protegernos contra bacterias como estafilococo dorado.

Sin embargo, debes lavarte el sudor de la cara, ya que “el sudor mezclado con la suciedad, el maquillaje y la contaminación pueden acumularse y luego obstruir los poros, provocando o empeorando el acné o la foliculitis en el cuerpo”, agregó.

Finalmente, el ejercicio puede llevar a una disminución en el nivel de cortisol, la hormona del estrés, en el cuerpo, comentó Levin. “Esto puede ser beneficioso para muchas afecciones crónicas de la piel como el eccema, la psoriasis y el acné”.

La moderación es la clave

Nazarian estuvo de acuerdo en que, en el mundo médico, hay informes y estudios que parecen estar en conflicto. Los informes más antiguos afirman que correr demasiado o hacer ejercicio puede causar el envejecimiento de la piel, mientras que otras pruebas sugieren que el ejercicio puede hacer que la piel se vea más joven.

“La idea ahora es que (correr y el ejercicio) sí tienen algún beneficio para la piel, pero si realmente vas a jugar de forma segura, tal vez no quieras esforzarte tanto hasta el punto de no poder hacerlo”, dijo Nazarian.

“Es como decir que un poco de vino es bueno para ti, pero mucho vino es malo para ti. Estamos aprendiendo más y más de que todo debe ser moderado. Encuentro que, con el ejercicio, se ajusta al mismo patrón. Quieres esforzarte un poco, quieres sentir que tu ritmo cardíaco está aumentando, quieres ponerle un poco de esfuerzo y, cuando lo haces, activas suficientes vías útiles en el cuerpo”.

“Pero si te presionas demasiado, todo el tiempo, tu cuerpo puede llevarte a una dirección diferente, y no poder mantenerte al día. Acumulas muchas células negativas, y no te reparas tanto como lo harías si le hubieras bajado un poco más durante el ejercicio”.

Nazarian y Kanchanapoomi Levin sostuvieron que se trata de encontrar un medio feliz, lo que, según ellas, significa que aumenta tu frecuencia cardíaca a aproximadamente 40 a 60% de la frecuencia cardíaca máxima de tres a cinco veces por semana.

“Todo el mundo debería hacer ejercicio, porque no solo es ayudar al interior del cuerpo y mantener el corazón y los tejidos sanos, sino que también desencadenará más vías antienvejecimiento”, dijo Nazarian.

CON INFORMACION DE EXCELSIOR.

Loading…

Comparte esta nota
Redaccion Telered2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comparte esta nota