Any Given Sunday, Un Caprichoso Factor.

By -
Comparte esta nota

Any Given Sunday, Un Caprichoso Factor.
Existen muchos factores en la NFL, que pueden definir un juego:
preparación física y mental, localía, lesiones, ajustes, arbitraje, errores,etc.
Uno de los más importantes y cuya existencia e importancia en
ocasiones no es tomada muy en cuenta es el “momentum” (movimiento,
impulso o si gustan, literalmente, el momento). Los equipos que saben
detectar y aprovechar ese espacio-tiempo de un enfrentamiento, suelen
tener la pasta de ganadores. Precisamente este fenómeno se presentó en
el partido de las Águilas de Filadelfia contra los Santos de Nueva Orleans.
Los primeros iban evidentemente como “underdogs” ante una superior
escuadra de la Louisiana, pero sorprendieron con una intercepción
temprana a Drew Brees y dos anotaciones que pusieron a Nueva
Orleans…casi en la lona, que dicho sea de paso, salió “desencanchado” al
terreno de juego. Sin embargo, precisamente el destino del partido, lo
definió el intercambio del citado “momentum”, cuando Nick Foles fue
interceptado por Marshon Lattimore y posteriormente los Santos
sorprendieron en cuarta oportunidad con jugada de engaño en patada de
despeje (se “sacó la espina” del partido versus Minnesota del año pasado
ese joven esquinero). A partir de ahí, los locales desplegaron su manifiestasuperioridad, y a final de cuentas, se impusieron.

Filadelfia pudo (¿debió?)
llevarse ese cotejo, empero, desperdició el inmaculado pero caprichoso
“momentum”. Fuera de este encuentro, el factor casa, la localía, el
descanso de una semana y la respectiva preparación y estudio del juego,
fueron determinantes a favor de los Jefes de Kansas City, Patriotas de
Nueva Inglaterra y Carneros de Los Ángeles, todos ellos dominando a unos
prometedores Potros de Indianápolis, sobrevalorados Vaqueros de Dallas
y decepcionantes Cargadores de Los Ángeles, respectivamente. Además lo
lograron con el fundamento del deporte de las tacleadas: ataque terrestre
y defensiva. Nombres como Sony Michel o C.J. Anderson, entre otros,
brillaron este pasado fin de semana. Ninguna de las tres escuadras
ganadoras podían presumir que sus unidades defensivas fueron
dominantes durante la temporada regular, pero en esta instancia de
postemporada, demostraron que pueden estar a la altura de un juego de
campeonato. No cabe duda que la campaña regular es una historia y la
postemporada otra muy diferente. Andy Reid, Bill Belichick (as usual) y
Sean McVay, merecen reconocimiento por lo bien preparado de su
esquema de juego y análisis del rival. Por si fuera poco, por primera vez en la historia de los súper tazones, los cuatro mejores conjuntos a la ofensiva de toda la liga, se medirán en las finales de conferencia. Así es, tendremos sin duda alguna, dos antesalas del Súper Bowl con altísima calidad en todas las filas de sus representantes y una de las más emocionantes de todos los tiempos. Abundaremos.

Loading…

Comparte esta nota
Redacción Telered

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comparte esta nota
Comparte esta nota