Any Given Sunday, División Oeste AFC.

By -

Any Given Sunday, División Oeste AFC.

La División Oeste es la parte más impredecible de la Conferencia
Americana (como el Este de la NFC). La lógica nos dice que los Cargadores
de Los Ángeles son el equipo más balanceado y que por consiguiente,
aprovechando el cambio de timón de Oakland, la crisis de mariscal de
campo de los Broncos y las debilidades defensivas de Kansas City, sería el
conjunto que debería ganar la división, pero, la lógica en el deporte y más
en esta división, suele ser muy relativa. Veamos.

 

Broncos de Denver.

¿Será realmente John Elway el Gerente General adecuado para esta
franquicia? Trevor Siemen y Paxton Lynch, dos mariscales de campo que
parecían ser el futuro del equipo fueron un absoluto “boost”, y ahora ha
apostado por Case Keenum (Minnesota) para tomar las riendas,
movimiento que por el momento no es ninguna garantía (al margen de su
buen trabajo con los Vikingos, el año pasado). Por lo pronto, adquirieron
una bomba defensiva en el draft colegial: el ala defensiva Bradley Chubb,
quien obviamente va a fortalecer a Von Miller y el resto de la de por sí
bien valuada defensa de Denver. Debe ser una unidad “top” en lo que
respecta al “pass rush” y captura de mariscales contrarios. En segunda
ronda buscaron dar profundidad al departamento de receptores con
Courtland Sutton y probablemente le veamos pronto alternar algunas
jugadas con Demaryius Thomas y Emmanuel Sanders. Misma situación en
el área de corredores: aterriza Royce Freeman en tercera ronda para dar
profundidad a la dupla Devontae Booker y De’Angelo Henderson. En esta
misma ronda incluyeron a Isaac Yiadom, esquinero, para reforzar las
transiciones en la defensiva secundaria (ante la salida de Aqib Talib a los
Rams). Los Broncos son un conjunto que debe mejorar sustancialmente en
el costado ofensivo, y la llegada de Bill Musgrave como coordinador, debe
ser un factor a favor para tal efecto, porque por lo menos en el papel,
tienen el material humano para lograrlo (a pesar de la salida de C.J.
Anderson). En la defensiva, sin duda existe mucha calidad y debe ser muy
respetable con nombres como el citado Miller, Chris Harris Jr., Derek
Wolfe, etc. Conclusión: Los Broncos tienen dos fuertes interrogantes: la
capacidad de Case Keenum como su nuevo líder y la propia de su
entrenador Vance Joseph, quien podría estar en el “hot seat” a final de
temporada. 8-8

 

Jefes de Kansas City.

Me da la impresión que Andy Reid es un verdadero genio. Pienso que es
un estudioso de este deporte y antes de que inicie la temporada hace un
esfuerzo titánico para preparar la campaña, y por ello, generalmente sus
equipos levantan grandes expectativas al inicio de aquella. Pero, tal vez, y
es que no vislumbro otra explicación, a final de sesión o en postemporada,
derivado de ese desgaste, ese esfuerzo titánico mental, simple y
llanamente se le acaban las ideas y termina como desde hace cinco años…
a la deriva. Ahora presenta un equipo menos competente en comparación
con el del año pasado: una defensa con un perímetro vulnerable y una
ofensiva que será comandada por un joven de segundo año que aún no ha
demostrado nada: Patrick Mahomes. Fuera de ello, su ataque cuenta con
un tridente envidiable: Kareem Hunt, RB; Travis Kelce, TE y Tyreek Hill,
WR. Así mismo, adquirieron en la agencia libre a Sammy Watkins, WR, por
lo que Mahomes tendrá a su disposición un arsenal probado y de gran
calidad. Lo que es más que evidente es que Kansas City buscó
reestructurar su costado defensivo, en virtud de que su Draft colegial
estuvo cien por ciento enfocado a este: segunda ronda: Breeland Speaks,
LB; tercera ronda: Derrick Nnadi, DT y Dorian O’Daniel, LB; cuarta ronda:
Armani Watts, S; sexta ronda: Tremon Smith, CB y Kahlil McKensie Jr., DL.
Esta unidad cuenta así mismo con jugadores “all-pro” que vienen de
onerosas lesiones que han mermado relativamente su rendimiento: Eric
Berry, Safetie y Justin Houston, apoyador. Conclusión: definitivamente
existe mucho trabajo para Bob Sutton, coordinador defensivo, en esta
área que terminó siendo una de las peores de la liga en 2017, y en la
medida que vaya ajustando y mejorando podremos ponderar el alcance
de estos Jefes. Si el “genio” de Reid brinda dividendos y Mahomes cumple
expectativas podrían pelear por un lugar en postemporada. ¿Súper Bowl?
Es un sueño muy distante. 9-7.

Raiders de Oakland.

Contratar el año pasado a un payaso veterano como Marshawn Lynch;
traer a un Jordi Nelson, quien ya vió sus mejores años pasar; emplazar la
tragicomedia “Jon Gruden Parte Dos”; dejar ir a uno de tus mejores
elementos: Kalil Mack; ¿Kolton Miller primera selección colegial?;
migración a Las Vegas. Paulatinamente Mark Davis, dueño de los Raiders,
empieza a demostrar vestigios de la excentricidad de su papá ( Al Davis ) y
ello no son buenas noticias para los seguidores de los “malosos”. Hay
analistas que piensan que Oakland podría ganar la división y uno que otro
fuera de sus cabales que piensa que llegarán al Súper Bowl. Yo considero
que serán más bien un rival incómodo, en especial porque me parece que
Derek Carr, su mariscal de campo, está un tanto sobrevalorado. Bueno,
pensemos positivo, porque por lo menos en el costado ofensivo, hay
mucha calidad y experiencia: Amari Cooper, WR, ese sí, uno de los
mejores en su posición, Jared Cook, TE; el citado JNelson, además de
también la inclusión en la agencia libre de Martavis Bryant, WR,
(Pittsburgh) y el corredor Doug Martin (Tampa Bay); así mismo, su línea
ofensiva está bien calificada y por todo ello, de este lado del balón,
pueden-deben ser una unidad sobresaliente. Por supuesto que con la
salida de Mack y algunos puntos muy débiles como la defensiva
secundaria, esta área en general va a requerir una re ingeniería parcial.
Del draft colegial integraron en segunda ronda al liniero defensivo P.J.

Hall, en tercera y cuarta ronda seleccionaron a Arden Key, DE y Nick
Nelson, CB, respectivamente. Mario Edwards, DE y Bruce Irvin, LB, los
considero los principales referentes de este departamento. Conclusión: Su
defensiva, reitero, tiene demasiadas interrogantes; su
entrenador…también, a la ofensiva hay calidad y el sueño de los Davis de
toda la historia: encontrar al veterano en el ocaso de su carrera que
milagrosamente sea disruptivo. Los Raiders siempre han sido y por lo visto
serán una organización volátil y por ello esta campaña tal vez “den la
campanada” de “play-offs” o tengan una sesión para el olvido. ¿Súper
Bowl? Ni en los sueños más húmedos de Mark Davis. 9-7 (y me estoy
arriesgando).

Cargadores de Los Ángeles

Es tiempo de que Philip Rivers, mariscal de campo y líder indiscutible de
los Cargadores, se siente cómodamente en su sofá, reflexione
profundamente y al mismo tiempo observe cómo juegan y se divierten
sus… ¡ocho hijos!. Después de un rato, debe cuestionarse: “Cuando me
retire de la NFL…¿Cómo demonios voy a mantener a tanto crío?”
Posteriormente, cuando la angustia finalmente lo consuma, tendrá la
respuesta: “¡ Así es ¡ ¡Debo ganar un Súper Bowl! Ya tengo 36 años…se
me están pasando los años…Ya basta de inconsistencias, basta de
aventarme excelentes dos primeros cuartos y terminar el partido como si
estuviera jugando “tochito bandera”, ¡¡¡basta de mi sempiterna
irregularidad!!!” Pues bien queridos lectores, si nuestro buen amigo Philip
logra dicha Epifanía y el entrenador Anthony Lynn, logra inyectar una
filosofía ganadora, mueve bien sus piezas y genera una identidad en el
equipo, los Cargadores de Los Ángeles pueden-deben aspirar a ganar su
división y posicionarse como el segundo sembrado de la AFC, ya que
cuentan con la plantilla más balanceada de la división y quizá de la
CAmericana y me parece que el conjunto en general está en “su punto”. Al
ataque Rivers cuenta con armas del calibre de Melvin Gordon, RB; Keenan
Allen, Travis Benjamin y Mike Williams (se espera su explosión), WRs; cabe
destacar que fue la ofensiva número uno de la liga en yardas por tierra el
año pasado. Su línea ofensiva se reforzó con la llegada del “all-pro” Mike
Pouncey, Centro, vía agencia libre, quien se conjugará con los jóvenes:
Russell Okung, LT; Dan Feeney, LG y Forrest Lamp, RG. Como podemos
constatar, cuentan con todo para ser una máquina de yardas y de puntos.

En la defensa, su coordinador Gus Bradley, también cuenta con material
para hacer una unidad no solo competente, sino inclusive dominante.
Liderados por Joey Bosa, DE, que entra en su cuarto año y quien hace un
binomio espectacular con Melvin Ingram, LB. Su primera selección colegial
fue el safetie Derwin James, con quien buscan cubrir la salida de Tre
Boston, en un área que se erigió como la numero tres mejor en yardas por
aire permitidas (año pasado). Conclusión: Siempre me ha gustado la idea
de un Súper Bowl así: Carneros de Los Ángeles vs Cargadores de Los
Ángeles. Lo titularía: “The Battle of L.A.”. ¡Se vale soñar! 11-5.

Comparte esta nota
Redacción Telered

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Comparte esta nota